Rossini, el músico gourmet

Rossini, el músico gourmet

Si cae en tus manos un manual de cocina antigua, verás muchos platos que tienen el apellido “Rossini”, se debe al gran músico que, aparte de un genial compositor, era un gran gourmet. Todos los platos comparten dos ingredientes que Rossini amaba sobre todas las cosas: las trufas a las que llamaba “el Mozart de los vegetales”  y el foie que no dudaba  en degustar en diversas  elaboraciones. Un detalle curioso de la vida de Rossini es que nació el 29 de Febrero, un día que solo se repite cada cuatro años.

Gioachino Rossini  nació en  Pesaro (Italia) en 1792 y murió en 1868 en Paris. Hijo de una cantante de ópera de segunda fila y de un músico,  vivió el mundo del canto y de la música  desde la infancia. Fue un niño prodigio,  estrenando su primera ópera en 1810, con 18 años. Siguió componiendo sin pausa hasta 1829 en que a la edad de 37 años se retiró prácticamente de la composición. Y es que el Señor Rossini era un vago como la copa de un pino y le costaba  ser disciplinado en su trabajo de composición; terminó algunas de sus óperas en la misma noche del estreno y siempre incumplía los plazos de entrega, escribía en la cama y en pijama y en siete días era capaz de crear la mas insólita y genial ópera. Se casó con la soprano madrileña Isabella Colbran, la mejor de su tiempo, y juntos formaron una pareja musical imbatible por todos los teatros de Italia y Europa, hasta  que se separaron.

Es imposible hablar de Rossini y olvidarnos de su música, aquí tenemos la Obertura de Guillermo Tell, una de sus últimas composiciones.


En 1825 se traslada a Paris y allí se hará célebre no sólo por su música sino tambien por sus fiestas y banquetes que eran ‘lo más de lo más’  de la “buena sociedad”. Se separa de su esposa y se junta con  su primera amante y luego segunda esposa Olympe Pélissier mujer de gran belleza que se ocupa de organizar los más fastuosos festines para Rossini a los que se peleaban por asistir lo mejor de cada  casa de la aristocracia francesa.

Su vida esta llena de leyendas  gastronómicas, a él se le atribuyen frases como: “el apetito es la batuta que dirige nuestras pasiones” o “comer y amar, cantar y digerir; estos son los cuatro actos que dirigen esta ópera bufa que es la vida”; dicen las leyendas que Rossini sólo lloró dos veces en su vida: una cuando se murió su Padre y la otra cuando se le cayó un pavo trufado  al Lago Como (Italia). A mí la anécdota de Rossini que más me gusta es la que  cuenta que el Barón Rothschild le mandó unos racimos de las más exquisitas uvas de sus invernaderos, Rossini le  contesto: “Gracias, su uva es excelente, pero no me gusta mucho el vino en pastillas”.

A Rossini debemos una gran cantidad de platos, el famoso “tournedo  Rossini” que me parece una delicia culinaria increíble, y  que tiene su propia leyenda que veremos en la receta. Rossini fue un sibarita y se hacía traer las más exquisitas viandas y los mejores vinos  de todo el mundo, amaba los  embutidos boloñeses, los jamones de España o el queso Stilton de Inglaterra. Pero sobre todas las cosas Rossini amaba la trufa blanca, el foie y los macarrones, se gastó muchísimo dinero intentando crear la “maquina de los macarrones perfectos”,   los que cocinaba con mimo: una vez cocidos los inyectaba foie, uno a uno, con una jeringa, después volvían al fuego  con mantequilla y parmesano. Otra de sus creaciones celebres es el aliño Rossini: Aceite de Provenza, mostaza inglesa, vinagre francés, un poco de zumo de limón, pimienta, sal y, como no, trufas picadas muy pequeñitas.

Uno del los mejores amigos de nuestro glotón compositor fue sin duda el gran chef Antonin de Carême, un revolucionario de la cocina y el pilar sobre el que se sustenta la cocina moderna. Fueron amigos muchos años, estando Rossini en Bolonia le envió Carême  un paté de faisán trufado con un nota: “de Carême a Rossini” y  este le respondió con una pieza musical titulada “de Rossini a Carême”.

Rossini murió a los 76 años, gordísimo y tras  pasar etapas maniaco-depresivas, hoy descansa en Florencia en la Basílica de la Santa Croce,  junto a los genios italianos  Galileo, Dante o Miguel Angel.  Dejó mucho dinero a su muerte, destinando una parte para crear un asilo para músicos retirados.

Print Friendly, PDF & Email

Entradas Relacionadas

2 Comentaros

  • Ajajajaja maravillosa la vida con musica y comida!!!!
    Que mas se puede pedir?

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Suscríbete con tu e-mail

Categorías

Mis recetas mes a mes

En Cocina y Aficiones se cocina con un horno AEG

horno AEG

Cocina y Aficiones a tu disposición

  banner de presentación  
sello-600x400px

Las opiniones y experiencias de la autora de este blog.

Hola, Soy Concha

+ cocinando mini

BANER YOUTUBE ok

Recetarios de Cocina y Aficiones, listos para descargar.

collage-recetarios-propios-ok

Cocina con ajo negro en “BUBOK”

50 recetas con ajo negro por grandes chef y bloggers gastronómicos" " Compra aqui el libro , los beneficios se donarán a Mensajeros de la Paz

portada cocina con ajo negro

Cocina con ajo negro en “AMAZON”

50 recetas con ajo negro por grandes chef y bloggers gastronómicos" " Compra aquí el libro , los beneficios se donarán a Mensajeros de la Paz

portada cocina con ajo negro

Anuncios Google

premio

Si me quieres escribir:

buzon.jpg">

Recetario Mañoso

x

Síguenos y no te pierdas nada

Se el primero en conocer todo lo que se "cuece" en este blog, suscribete y recibirás toda la información en tu correo.


Y no te olvides de

visitar y apuntarte a nuestro canal de youtube.